Skip navigation

El Rey Ezequías, el décimotercero rey de Judá, y un buen rey

El Rey Ezequías

El Rey Ezequías fue el décimotercero rey de Judá. Un buen rey en los ojos de Dios.

716/15 A.C. - 687/86 A.C. = 29 años.

Samaria cayó a los asirios en el sexto año del reino del Rey Ezequías. Pidió consejos del profeta Isaías.

Para probar que el Rey Ezequías se curaría de su enfermedad, Dios hizo el sol retroceder diez pasos en la escalinata erecta por el Rey Acaz.

Ezequías en hebreo significa: Jehová es fuerza.

Véase también 2 Crónicas 29:1-32:33



Lectura de la Biblia:

2 Reyes 18:1-20:21

Ezequías rey de Judá

1
Aconteció que en el tercer año de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, Comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz, rey de Judá.
2
Tenía 25 años cuando Comenzó a reinar, y Reinó 29 años en Jerusalén. El nombre de su madre era Abi hija de Zacarías.
3
El hizo lo recto ante los ojos de Jehovah, conforme a todas las cosas que Había hecho su padre David.
4
Quitó los lugares altos, Rompió las piedras rituales, Cortó los árboles rituales de Asera e hizo pedazos la serpiente de bronce que Había hecho Moisés, porque hasta aquel entonces los hijos de Israel le quemaban incienso. Y la Llamó Nejustán.
5
Ezequías puso su esperanza en Jehovah Dios de Israel. Ni antes ni después de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá,
6
porque fue fiel a Jehovah y no se Apartó de él, sino que Guardó los mandamientos que Jehovah Había mandado a Moisés.
7
Jehovah estaba con él, y tuvo éxito en todas las cosas que Emprendió. Se Rebeló contra el rey de Asiria y Dejó de servirle.
8
Derrotó a los filisteos hasta Gaza y sus territorios, desde las torres de los centinelas hasta la ciudad fortificada.
9
Aconteció en el cuarto año del rey Ezequías, que era el séptimo año de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, que Salmanazar, rey de Asiria, Subió contra Samaria y la Sitió.
10
La tomaron al cabo de tres años; es decir, Samaria fue tomada en el sexto año de Ezequías, que era el noveno año de Oseas, rey de Israel.
11
El rey de Asiria Llevó cautivos a los israelitas a Asiria y los puso en Halaj y en el Habor, Río de Gozán, y en las ciudades de los medos;
12
por cuanto no obedecieron la voz de Jehovah su Dios, sino que quebrantaron su pacto. No escucharon ni pusieron por obra todas las cosas que Había mandado Moisés, siervo de Jehovah.
13
En el año 14 del rey Ezequías Subió Senaquerib, rey de Asiria, contra todas las ciudades fortificadas de Judá, y las Tomó.
14
Entonces Ezequías, rey de Judá, Envió a decir al rey de Asiria, en Laquis: "Yo he fallado. Apártate de Mí, y pagaré lo que me impongas." El rey de Asiria impuso a Ezequías, rey de Judá, 300 talentos de plata y 30 talentos de oro.
15
Entonces le dio Ezequías toda la plata que se hallaba en la casa de Jehovah y en los tesoros de la casa del rey.
16
En aquel tiempo Ezequías Desmanteló las puertas del templo de Jehovah y sus marcos, que el mismo Ezequías, rey de Judá, Había recubierto de oro, y se los dio al rey de Asiria.

Senaqueríb Amenaza Jerusalén


17
Después el rey de Asiria Envió al Tartán, al Rabsaris y al Rabsaces, con un poderoso ejército, desde Laquis al rey Ezequías, en Jerusalén. Subieron y llegaron a Jerusalén. Y habiendo subido y llegado, se detuvieron junto al acueducto del estanque de arriba, que Está en el camino del Campo del Lavador.
18
Luego llamaron al rey, y salieron hacia ellos Eliaquim hijo de Hilquías, el administrador del palacio; Sebna, el escriba; y Jóaj hijo de Asaf, el cronista.
19
Entonces les dijo el Rabsaces: --Decid a Ezequías que Así ha dicho el gran rey, el rey de Asiria: "¿Qué confianza es esa en que Confías?
20
Tú has dicho tener plan y Poderío para la guerra, pero Sólo son palabras de labios. Pero ahora, ¿en quién Confías para que te hayas rebelado contra Mí?
21
He Aquí que ahora Tú Confías en Egipto, en ese Bastón de caña cascada, que a cualquiera que se apoye sobre ella, le Entrará por la mano y se la Atravesará. Así es el Faraón, rey de Egipto, para todos los que Confían en él.
22
Pero si me Decís: 'Confiamos en Jehovah nuestro Dios', ¿no es éste aquel cuyos lugares altos y cuyos altares ha quitado Ezequías, y ha dicho a Judá y a Jerusalén: 'Delante de este altar adoraréis en Jerusalén'?"
23
Ahora pues, comprométete con mi señor, el rey de Asiria, y yo te daré 2.000 caballos, si acaso Tú puedes proveer quienes cabalguen sobre ellos.
24
¿Cómo Podrás resistir a un oficial de uno de los Más insignificantes servidores de mi señor, confiando en Egipto por carros y jinetes?
25
Y ahora, ¿acaso he subido contra este lugar para destruirlo sin que haya intervenido Jehovah? Jehovah me ha dicho: "Sube contra esa tierra y Destrúyela."
26
Entonces Eliaquim hijo de Hilquías, Sebna y Jóaj dijeron al Rabsaces: --Por favor, habla a tus siervos en arameo, porque nosotros lo entendemos. No hables con nosotros en hebreo, a Oídos del pueblo que Está sobre la muralla.
27
Pero el Rabsaces les dijo: --¿Acaso me ha enviado mi señor para decir estas palabras Sólo a tu señor y a ti? ¿No les concierne también a los hombres que Están sobre la muralla, quienes, como vosotros, han de comer sus propios excrementos y beber su propia orina?
28
Entonces el Rabsaces se puso de pie, Gritó a gran voz en hebreo y Habló diciendo: --¡Oíd la palabra del gran rey, el rey de Asiria!
29
Así ha dicho el rey: "No os engañe Ezequías, porque él no os Podrá librar de mi mano.
30
Tampoco os haga confiar Ezequías en Jehovah, diciendo: 'Ciertamente Jehovah nos Librará, y esta ciudad no Será entregada en mano del rey de Asiria.'"
31
¡No escuchéis a Ezequías! Porque Así ha dicho el rey de Asiria: "Haced la paz conmigo y Rendíos a Mí. Y Comerá cada uno de su vid y de su higuera, y Beberá cada uno de las aguas de su pozo,
32
hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de viñas, tierra de aceite de olivo y de miel. Así viviréis y no moriréis. No escuchéis a Ezequías, porque os engaña diciendo: 'Jehovah nos Librará.'
33
¿Acaso alguno de los dioses de las naciones Libró su tierra de la mano del rey de Asiria?
34
¿Dónde Están los dioses de Hamat y de Arfad? ¿Dónde Están los dioses de Sefarvaim, de Hena y de Ivá? ¿Acaso libraron éstos a Samaria de mi mano?
35
¿Cuáles de entre todos los dioses de estas tierras libraron sus tierras de mi mano, para que Jehovah libre a Jerusalén de mi mano?"
36
Pero el pueblo Calló y no le Respondió ni una palabra, porque Había una orden del rey que Decía: "No le Respondáis."
37
Entonces Eliaquim hijo de Hilquías, el administrador del palacio; Sebna, el escriba; y Jóaj hijo de Asaf, el cronista, fueron a Ezequías con sus vestiduras rasgadas, y le declararon las palabras del Rabsaces.

2 Reyes 19

La Liberación de Jerusalén Pronosticada

1
Aconteció que cuando el rey Ezequías lo Oyó, Rasgó sus vestiduras, y cubierto de cilicio Entró en la casa de Jehovah.
2
Luego Envió, cubiertos de cilicio, a Eliaquim el administrador del palacio, a Sebna el escriba y a los ancianos de los sacerdotes a donde estaba el profeta Isaías hijo de Amoz.
3
Y le dijeron: --Así ha dicho Ezequías: "Este Día es Día de angustia, de Reprensión y de vergüenza; porque los hijos Están a punto de nacer, pero no hay fuerzas para dar a luz.
4
Quizás Jehovah tu Dios Habrá escuchado todas las palabras del Rabsaces, al cual ha enviado su señor, el rey de Asiria, para afrentar al Dios vivo; y le Reprenderá a causa de las palabras que Jehovah tu Dios ha escuchado. Eleva, pues, una Oración por el remanente que Aún queda."
5
Fueron, pues, a Isaías los servidores del rey Ezequías,
6
e Isaías les dijo: --Así diréis a vuestro señor: "Así ha dicho Jehovah: 'No temas por las palabras que has Oído, con las que me han injuriado los criados del rey de Asiria.
7
He Aquí, yo pondré en él un Espíritu, y Oirá un rumor y se Volverá a su tierra. Y haré que en su tierra caiga a espada.'"
8
Cuando el Rabsaces Oyó que el rey de Asiria Había partido de Laquis, Regresó y Halló al rey combatiendo contra Libna.
9
Luego el rey Oyó hablar acerca de Tirhaca, rey de Etiopía: "He Aquí que él ha salido para combatir contra ti." Entonces Volvió a enviar mensajeros a Ezequías, diciendo:
10
"Así diréis a Ezequías, rey de Judá: 'No te engañe tu dios, en quien Tú Confías, al decirte que Jerusalén no Será entregada en mano del rey de Asiria.
11
He Aquí, Tú has Oído lo que los reyes de Asiria han hecho a todos los Países, destruyéndolos por completo. ¿Y Serás librado Tú?
12
¿Acaso los dioses de las naciones, que mis padres destruyeron, libraron a Gozán, a Harán, a Resef y a los hijos de Edén que estaban en Telasar?
13
¿Dónde Están el rey de Hamat, el rey de Arfad y el rey de la ciudad de Sefarvaim, de Hena y de Ivá?'"

Oración de Ezequías


14
Entonces Ezequías Tomó la carta de mano de los mensajeros, y la Leyó. Luego Ezequías Subió a la casa de Jehovah, y la Extendió delante de Jehovah.
15
Y Ezequías Oró delante de Jehovah y dijo: "Oh Jehovah Dios de Israel, que tienes tu trono entre los querubines: Sólo Tú eres el Dios de todos los reinos de la tierra; Tú has hecho los cielos y la tierra.
16
Inclina, oh Jehovah, tu Oído y escucha; abre, oh Jehovah, tus ojos y mira. Escucha las palabras que Senaquerib ha mandado decir para afrentar al Dios vivo.

17
Es verdad, oh Jehovah, que los reyes de Asiria han destruido las naciones y sus tierras,
18
y que han entregado al fuego sus dioses y los destruyeron; porque éstos no eran dioses, sino obra de manos de hombre, de madera y de piedra.
19
Ahora pues, oh Jehovah, Dios nuestro, por favor, Sálvanos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que Sólo Tú, oh Jehovah, eres Dios."

Profecia de Isaías por la caida de Senaquerib


20
Entonces Isaías hijo de Amoz Mandó a decir a Ezequías: "Así ha dicho Jehovah Dios de Israel: 'He escuchado lo que me has pedido en Oración acerca de Senaquerib, rey de Asiria.
21
Esta es la palabra que Jehovah ha hablado acerca de él: "'La virgen hija de Sion te menosprecia; hace burla de ti. Mueve su cabeza a tus espaldas la hija de Jerusalén.
22
¿A quién has afrentado e injuriado? ¿Contra quién has levantado la voz y alzado tus ojos con altivez? ¡Contra el Santo de Israel!
23
"'Por medio de tus mensajeros has afrentado al Señor y has dicho: Con la multitud de mis carros yo Ascendí a las cumbres de los montes, a las regiones Más remotas del Líbano. Corté sus Más altos cedros y sus cipreses escogidos. Llegué hasta su morada Más lejana, al bosque Más exuberante.
24
Yo cavé y Bebí aguas extranjeras, y con las plantas de mis pies hice secar todas las corrientes de Egipto.
25
"'¿Acaso no lo has Oído? Hace mucho tiempo que lo determiné; desde los Días de la antigüedad lo dispuse. Y ahora he hecho que suceda, para hacer de las ciudades fortificadas montones de ruinas.
26
Y sus habitantes, sin poder hacer nada, son aterrorizados y avergonzados. Son como la planta del campo o el verdor del pasto, como la hierba de los terrados que es quemada antes de madurar.
27
"'Yo conozco tu sentarte, tu salir y tu entrar, y también tu furor contra Mí.
28
Porque te has enfurecido contra Mí y tu arrogancia ha subido a mis Oídos, pondré mi gancho en tu nariz y mi freno en tus labios. Y te haré regresar por el camino por donde has venido.'
29
"Y esto te Servirá de señal, oh Ezequías: Este año comeréis de lo que brote de por Sí, y el segundo año de lo que crezca de aquello. Pero en el tercer año sembrad y segad; plantad viñas y comed de su fruto.
30
Y los sobrevivientes de la casa de Judá, los que Habrán quedado, Volverán a echar Raíces por debajo y a dar fruto por arriba.
31
Porque de Jerusalén Saldrá un remanente, y del monte Sion los sobrevivientes. ¡El celo de Jehovah de los Ejércitos Hará esto!
32
"Por tanto, Así ha dicho Jehovah acerca del rey de Asiria: 'No Entrará en esta ciudad; no Tirará en ella ni una sola flecha. No Vendrá frente a ella con escudo, ni Construirá contra ella terraplén.
33
Por el camino por donde vino, por él se Volverá; y no Entrará en esta ciudad, dice Jehovah.
34
Pues defenderé esta ciudad para salvarla, por amor a Mí mismo, y por amor a mi siervo David.'"
35
Aconteció que aquella misma noche Salió el ángel de Jehovah e Hirió a 185.000 en el campamento de los asirios. Se levantaron por la mañana, y he Aquí que todos ellos eran Cadáveres.
36
Entonces Senaquerib, rey de Asiria, Partió y Regresó, y Permaneció en Nínive.
37
Pero Sucedió que mientras adoraba en el templo de Nisroc, su dios, sus hijos Adramelec y Sarezer lo mataron a espada y huyeron a la tierra de Ararat. Y su hijo Esarjadón Reinó en su lugar.

2 Reyes 20

La Enfermedad de Ezequías

1
En aquellos Días Ezequías Cayó enfermo de muerte. Entonces el profeta Isaías hijo de Amoz fue a él y le dijo: --Así ha dicho Jehovah: "Pon en orden tu casa, porque vas a morir y no Vivirás."
2
Entonces él Volvió su cara hacia la pared y Oró a Jehovah diciendo:
3
--Oh Jehovah, acuérdate, por favor, de que he andado delante de ti en verdad y con Corazón íntegro, y que he hecho lo bueno ante tus ojos. Ezequías Lloró con gran llanto.
4
Y Sucedió que antes que Isaías saliese del patio central, le vino la palabra de Jehovah, diciendo:
5
--Vuelve y di a Ezequías, el soberano de mi pueblo: "Así ha dicho Jehovah, Dios de tu padre David: 'He Oído tu Oración y he visto tus Lágrimas. He Aquí, te voy a sanar; al tercer Día Subirás a la casa de Jehovah.
6
Añadiré quince años a tus Días, y libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria. Defenderé esta ciudad por amor a Mí mismo y por amor a mi siervo David.'"
7
Entonces Isaías dijo: --Tomad pasta de higos... La tomaron y la pusieron sobre la llaga; luego Sanó.
8
Entonces Ezequías Preguntó a Isaías: --¿Cuál Será la señal de que Jehovah me Sanará y de que subiré a la casa de Jehovah al tercer Día?
9
E Isaías Respondió: --Esta señal Tendrás de parte de Jehovah, de que él Hará esto que ha dicho: ¿Puede avanzar la sombra diez gradas o retroceder diez gradas?
10
Ezequías Respondió: --Es cosa Fácil que la sombra avance diez gradas; pero no que retroceda diez gradas.
11
Entonces el profeta Isaías Invocó a Jehovah, y él hizo que la sombra retrocediese diez gradas, por las gradas que Había avanzado en la Gradería de Acaz.

Enviados de Babílonia


12
En aquel tiempo Merodac-Baladán hijo de Baladán, rey de Babilonia, Envió cartas y un presente a Ezequías, porque Había Oído que Ezequías Había estado enfermo.
13
Ezequías se Alegró por ellos y les Mostró toda la casa de sus tesoros: la plata, el oro, los perfumes y los ungüentos finos, su Armería y todo lo que Había en sus Depósitos. No hubo cosa que Ezequías no les mostrase en su casa y en todos sus dominios.
14
Entonces el profeta Isaías fue al rey Ezequías y le Preguntó: --¿Qué dijeron aquellos hombres, y de Dónde vinieron a ti? Ezequías Respondió: --Han venido de un País lejano, de Babilonia.
15
El Preguntó: --¿Qué han visto en tu casa? Y Ezequías Respondió: --Han visto todo lo que hay en mi casa; nada hay en mis Depósitos que no les haya mostrado.
16
Entonces Isaías dijo a Ezequías: --Escucha la palabra de Jehovah:
17
"He Aquí, vienen Días en que todo lo que hay en tu casa, lo que tus padres han atesorado hasta el Día de hoy, Será llevado a Babilonia. No Quedará nada, ha dicho Jehovah.
18
Y de tus hijos que Procederán de ti, que Tú Habrás engendrado, Tomarán para que sean eunucos en el palacio del rey de Babilonia."
19
Ezequías dijo a Isaías: --La palabra de Jehovah que has hablado es buena. Porque Pensó: "¿No Habrá paz y estabilidad en mis Días?"
20
Los Demás hechos de Ezequías y todo su Poderío, Cómo Construyó el estanque y el acueducto, e introdujo las aguas en la ciudad, ¿no Están escritos en el libro de las Crónicas de los reyes de Judá?
21
Ezequías Reposó con sus padres, y su hijo Manasés Reinó en su lugar.

Jump to navigation