Skip navigation

La Imagen de Oro y el Horno Encendido

Imagen de Oro

El rey Nabucodonosor hizo una Imagen de oro 27 metros o 90 pies alto.

Todos sus sujetos tuvieron que doblarse ante de el.



Lectura de la Biblia:

Daniel 3:1-12

La Imagen de Oro y el Horno Encendido

1
El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de 60 codos y su anchura de 6 codos, y la Levantó en la llanura de Dura, en la provincia de Babilonia.
2
Y el rey Nabucodonosor Mandó reunir a los Sátrapas, los intendentes y gobernadores, a los consejeros, los tesoreros, los jueces, los oficiales y a todos los gobernantes de las provincias, para que viniesen a la Dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor Había levantado.
3
Entonces fueron reunidos los Sátrapas, los intendentes y gobernadores, los consejeros, los tesoreros, los jueces, los oficiales y todos los gobernantes de las provincias, para la Dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor Había levantado. Mientras estaban de pie delante de la estatua que Había levantado el rey Nabucodonosor,
4
el heraldo Proclamó con gran voz: "Se ordena a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas,
5
que al Oír el sonido de la corneta, de la flauta, de la Cítara, de la lira, del arpa, de la zampoña y de todo instrumento de Música, os postréis y Rindáis homenaje a la estatua de oro que ha levantado el rey Nabucodonosor.
6
Cualquiera que no se postre y rinda homenaje, en la misma hora Será echado dentro de un horno de fuego ardiendo."
7
Por eso, tan pronto como oyeron todos los pueblos el sonido de la corneta, de la flauta, de la Cítara, de la lira, del arpa, de la zampoña y de todo instrumento de Música, todos los pueblos, naciones y lenguas se postraron y rindieron homenaje a la estatua de oro que Había levantado el rey Nabucodonosor.
8
Por esto, en el mismo tiempo algunos hombres caldeos se acercaron y denunciaron a los Judíos.
9
Hablaron y dijeron al rey Nabucodonosor: --¡Oh rey, para siempre vivas!
10
Tú, oh rey, has dado la orden de que todo hombre que oiga el sonido de la corneta, de la flauta, de la Cítara, de la lira, del arpa, de la zampoña y de todo instrumento de Música, se postre y rinda homenaje a la estatua de oro;
11
y que el que no se postre y rinda homenaje sea echado dentro de un horno de fuego ardiendo.
12
Hay, pues, unos hombres Judíos, a quienes Tú has designado sobre la Administración de la provincia de Babilonia (Sadrac, Mesac y Abed-nego); estos hombres, oh rey, no te han hecho caso. Ellos no rinden culto a tus dioses ni dan homenaje a la estatua de oro que Tú has levantado.

Jump to navigation